[#PorQuéTeGustará] STATE OF DECAY 2: El apocalipsis zombie más realista

Muchos juegos de zombies han sabido trasladarnos a una distopía de muerte y caminantes, pero ninguno con tanto acierto en el ámbito del realismo y la supervivencia colectiva como este State of Decay 2.

Resultado de imagen de state of decay 2

*Nosotros hemos jugado a la versión del PC del título, más abajo podréis encontrar experiencia de rendimiento, equipo de pruebas y recomendaciones PC Gaming.

El primer State of Decay fue una gran sorpresa en Xbox 360, y eso es un hecho innegable. De un juego Indie nacía una gran producción de la que todo el mundo deseaba una secuela, y aunque se ha hecho de rogar, por fin la tenemos entre nosotros. No es el juego con mejores gráficos, con mejor guión (apenas inexistente), con más acción o con el mejor sistema de lucha y tiroteo. Pero esas no son sus ligas. State of Decay 2 juega a simular una supervivencia realista, pero accesible, un mundo abierto en la que cada acción del jugador cuenta. A ofrecernos decenas de personajes jugables a los que proteger y evolucionar. Crear comunidades de personas a las que salvar de la plaga, cómo gestionar las relaciones con otras personas o comunidades… y enfrentarnos a las consecuencias.

Y, en ese aspecto, el trabajo es de diez.

Todo tiene consecuencias.

Las palabras que dan nombre a estas líneas bien podrían suponer el resumen del juego. Estamos ante una simulación realista de un entorno hostil, plagado de zombies y en el que los seres humanos restantes luchan por sobrevivir, sea como sea. Nuestro objetivo es sobrevivir nosotros, claro, pero por el camino iremos encontrando otras personas que podremos reclutar, si les ayudamos, para que se unan a nuestras comunidades. Sí, en plural, porque podremos tener varias de ellas, varios asentamientos por los que velar, y que según aumente el volumen de personas y recursos iremos viendo como su gestión se complica muchísimo, algo que nos obligará a estar atentos en todo momento.

Imagen relacionada

Todo aporta, y todo importa. Salvar a un superviviente, evitar que no le muerdan, porque se infectará con la plaga de la sangre y curarle será muy lento y costoso, no enfadar a otras comunidades porque nos atacarán (y hay algunas muy grandes y peligrosas que querremos tener de nuestro lado). Todo funciona en una especia de mundo muy similar a The Walking Dead, y de hecho los aficionados a la serie veréis bastantes similitudes en muchas cosas, lo cual son todo elogios.

Además, con los personajes podremos jugar, encarnarles, cuando hayan cogido la confianza suficiente con nosotros. Y, mientras utilizamos a un personaje para que el anterior que hemos usado descanse o se dedique a otras tareas de la comunidad, el nuestro irá ganando experiencia y subiendo de nivel. No podemos estar siempre con el mismo personaje, ya que como mínimo necesitará descansar, y eso genera una mecánica de rotación muy interesante, ya que habrá que subir el nivel de las habilidades de cada superviviente, y de veras hay que hacerlo si no queremos estar en desventaja. Además, pese a que hay un inventario común, cada personaje tiene sus propias armas y mochila, por lo que si dejamos durmiendo la mona a un superviviente que tiene ese revólver que tanto nos gusta, no podremos usarlo y tendremos que esperar a que esté descansado.

Resultado de imagen de state of decay 2

Además, deberemos ir gestionando los recursos de nuestra comunidad. Gestionarlo puede ser tedioso al principio, pero rápidamente podremos encargar a otros supervivientes de nuestra comunidad que hagan batidas. Eso sí, dependiendo de su nivel y habilidades, además de las armas que lleven, puede ser peligroso y podemos perderlos si fracasan su misión. Son acciones que hay que medir con mucho cuidado, igual que los recursos que vamos recogiendo en cada comunidad y los edificios que construimos.

Jugabilidad propia con grandes virtudes.

La jugabilidad de State of Decay 2 es algo especial, y lo decimos así porque para alguien que venga de FPS o juegos de acción en tercera persona más frenéticos, le va a resultar algo lenta y difícil de manejar. Es un ritmo propio que tiene el juego, y que pronto agradeceremos, pese a que en ocasiones podemos vernos rodeados de zombies y necesitar mucha más agilidad y maniobrabilidad de la que tenemos. Recordemos, sin embargo, que estamos ante un juego de simulación realista, nuestro personaje se cansa, pierde fuerza, le cuesta usar algunas armas… y todo eso debemos controlarlo y aprender a manejarlo o nos dejará vendidos muchas veces.

Imagen relacionada

Sigue siendo, sin embargo, algo tosco el sistema de tiroteo del juego. No es su gran virtud a propósito, desde luego, ya que la prioridad son las armas cuerpo a cuerpo y de hecho, pese a poder poner silenciador a las armas de fuego, su uso siempre nos penaliza, ya sea haciendo mucho ruido, con un elevado retroceso o con lo difícil que suele ser encontrar munición, sobre todo de las armas de fuego más poderosas.

Apartado gráfico a la altura.

Queda claro desde el principio que el apartado gráfico de State of Decay 2 no es el culmen de esta generación, ni está a la altura de otros juegos Triple A de Xbox One, PC, o PS4. Pero, lo que State of Decay 2 hace como juego Indie en este sentido lo hace bien. La iluminación es bastante sorprendente, y ciertos entornos (en general, cabe destacar el tamaño del juego) destacan por su belleza. Los juegos de luces cobran un gran protagonismo en los espacios cerrados, donde deberemos estar muy atentos a los posibles zombies que puedan aparecer y acabar con nuestra vida.

Os dejamos un Gameplay para que juzguéis por vosotros mismos:

Banda sonora que cumple, apartado sonoro muy poderoso.

Otro aspecto destacable de State of Decay 2 es su banda sonora. Es cierto que no estamos ante composiciones épicas o majestuosas, pero también es cierto que el juego tampoco las necesita porque no es un juego que se enmarque dentro de las mismas. Son temas que mantienen la atmósfera del juego, de los que muchas veces no somos conscientes, pero que en los momentos de máxima tensión sorprenden con sus acordes. Por otro lado, el apartado sonoro del juego es fantástico. Los sonidos de los zombies, los ruidos dentro y fuera de las casas, de la naturaleza y el entorno que nos rodea. El juego no está doblado al castellano (sí subtitulado) y la actuación de sus actores de doblaje es bastante mejor que la de la primera entrega, así que aquí también suma.

Multijugador: la sorpresa de esta entrega

El modo multijugador de State of Decay 2 es la sorpresa de esta entrega, y aunque es algo limitado en algunos sentidos, es cierto que a nosotros nos ha gustado mucho por lo divertido que es. Os resumimos lo que aporta:

  • Hasta 3 jugadores pueden unirse a la partida del anfitrión.
  • Avanzarán en su historia, y podrán conseguir recursos que llevarse a su partida, pero no pueden construir en la base del anfitrión, ni reclutar supervivientes, ni conseguir suministros.
  • Si algún jugador se aleja del anfitrión, será inmediatamente teletransportado cerca del mismo, el radio de este efecto es relativamente reducido.
  • Los jugadores tienen acceso en la base del anfitrión a su inventario en todo momento (el de su propia partida) para cambiar armas y equipamiento y guardar los objetos que hayan conseguido en la partida del anfitrión.

Lo cierto es que, pese a algunas de estas limitaciones, la experiencia es muy divertida ya que el foco no es tanto cooperar para conseguir cosas para nosotros sino meternos en la partida de un amigo a ayudarle, lo cuál impactará enormemente en sus recursos y nos reportará a nosotros otra serie de los mismos que vayamos consguiendo por el camino.

Resultado de imagen de state of decay 2 multiplayer

Una experiencia única.

Si sumamos todo lo que nos ofrece State of Decay 2 (y también su precio reducido, ya que el juego sale a 29,95 euros en su versión normal) como experiencia, está claro que es un juego que merece mucho la pena. Aporta algo diferente en este cruce de géneros tan peculiar que ya marcó la primera parte, es un juego complicado, pero muy satisfactorio a medida que conseguimos salvar a más y más gente, y ampliar nuestras bases y recursos. Tenéis para más de 30 horas y su factor de rejugabilidad es enorme (de hecho, podemos importar a los personajes más avanzados de una partida a otra cuando las iniciamos).

Análisis en PC y recomendaciones.

Nosotros jugamos a State of Decay 2 en un equipo con una GTX 1070 de 8GB, un i7 4700HQ, SSD y 16GB de RAM. Pudimos mover el juego a 60FPS (con sincronización vertical) y todo el ULTRA sin problemas, aunque bien es cierto que hay una actualización de Día 1 que mejore mucho el rendimiento en PC y corrige algunos crasheos y errores puntuales.

El juego tiene los siguientes requisitos recomendados:

Y estas son nuestras recomendaciones para jugarlo en PC:

Consigue ya State of Decay 2 en GAME y GAME.es… ¡y mucho ojo a su ULTIMATE EDITION EXCLUSIVA!