Kirby Battle Royale

[#PorQuéTeGustará] Kirby Battle Royale

¡Poyo! El guerrero estelar más adorable de Nintendo vuelve en Kirby Battle Royale para Nintendo 3DS y vuelve tan hambriento como de costumbre. Tal es la gula de la bola rosa de HAL que sólo la noticia de una deliciosa tarta —que no es una mentira, no podemos ser tan crueles con algo tan achuchable— es capaz de atraerle a la boca del lobo sin pensárselo dos veces.

Y es que el a veces malvado Rey DeDeDe ha preparado una misteriosa competición para atraer a su enemigo: el Grand Prix DeDeDe —que no debemos confundir con el que antaño fue el programa del abuelo y del niño—, una serie de liguillas por las que habremos de ascender si queremos hacernos con el ansiado pastel de ensueño.

Una decena de pruebas en las que competir

Y es que, por mucho que esperáramos una nueva vuelta de tuerca al estilo plataformero de Kirby, lo que nos trae en esta ocasión la Gran N es un party game en el que elegir nuestra habilidad favorita para enfrentarnos a una decena de pruebas entre las que podemos encontrar el clásico combate de coliseo, deportes de balón o una agresiva variante del hockey en la que obtendremos puntos golpeando al rival con el disco.

Y es que, si en primera instancia puede parecer algo escaso, el juego es rápido en subir las apuestas añadiendo un buen puñado de variaciones a cada uno de los modos de juego de una forma similar a lo que hizo Crash Bash ya hace un par de décadas, manteniendo fresco el juego durante horas al cambiar algunos detalles de la partida o haciéndote cooperar con uno de tus enemigos durante alguna de las rondas por un objetivo común.

Con hasta cuatro jugadores por combate, encontrar a amigos que puedan disfrutar del juego contigo podría parecer difícil, pero gracias al modo Descarga DS sólo tendrás que preocuparte de ser tú quien lo lleve en la consola si quieres repartir estopa al estilo más adorable.

Kirby Battle Royale

Un modo historia para ponernos a tono

¿Y si no tienes a nadie cerca o no quieres jugar online? Como ya adelantaba, Kirby Battle Royale incluye un modo historia en el que lograr tu ansiada tarta e ir entrenando para ganar a tus amigos. A lo largo de varias ligas, la organización del Grand Prix te irá sugiriendo distintas pruebas.

A veces solo, otras de la mano de nuestro amigo el Waddle Dee de la bandana —que, sorprendentemente para un juego de estas características, no es un completo lastre—, tendremos que hacer frente a retos cada vez más difíciles. Tanto que, una vez el regente se da cuenta de lo bien que lo estás haciendo, empieza a proponer diversas trampas para hacer la experiencia aún más ajustada para el jugador. Sí, empezar con varios puntos de desventaja puede ser asumible, pero cuando el requisito para superar la ronda supone estar constantemente a un golpe de la destrucción todo empieza a volverse más complicado.

Además, si esos retos te parecen poco, el juego cuenta con un sistema integrado de logros que podrán exigirte aún más si quieres  hacerte con el 100% del juego y darte las monedas suficiente como para comprar todos los trajes desbloqueables.

Llegando a la tercera dimensión

No es ningún secreto que las incursiones de Kirby en las tres dimensiones están siendo tratadas con mucho cuidado. Desde la cancelada entrega para GameCube, cualquier acercamiento a la tercera dimensión ha sido calculado al milímetro. Un ejemplo de ello es el reciente Kirby Blowout Blast, que comienza a sentar las bases mecánicas de la franquicia pero planteándose como un juego muy puzlero en el que aprovechar los ¿pulmones? del héroe.

En esta ocasión llegan también las habilidades de copia y el movimiento se hace mucho más ágil, por lo que no es de extrañar que estemos viendo un ejemplo de la dirección que podría tomar la franquicia si finalmente se decide a dar el salto.

Y lo mejor es que la idea funciona. Si bien echo de menos la capacidad de bloquear los golpes o un poco más de variedad en los movimientos, las bases están ahí, son sólidas y parecen funcionar en las premisas que supone el juego.

Técnicamente atractivo

Todos vamos a dar por hecho, habiendo probado las dos anteriores aventuras de Kirby en la consola, que la estética del guerrero de Pop Star funciona a las mil maravillas en 3DS pero, en esta ocasión, la premisa del juego y el nuevo enfoque de cámara me ha hecho olvidar por un rato la limitada resolución de la portátil y disfrutar el llamativo despliegue.

Tampoco podemos olvidar la importancia de la música en una franquicia como la que tratamos , con decenas de temas entre los que elegir en la gramola. Sin duda, una delicia para los fans de la saga y un despliegue que agradará sin dudar a propios y a extraños.

Una grata y monérrima sorpresa

Y es que, a pesar de no ser para nada lo que esperaba tras meses de misterio por parte de Nintendo —que sólo nos hablaba de un nuevo título multijugador que por algún motivo había asumido que sería un plataformas cooperativo como El Laberinto de los Espejos—, Kirby Battle Royale ha sabido encontrarse un huequecito en el rincón adorable de mi colección de 3DS y sintiéndose como algo más que un delicioso y azucarado aperitivo para el esperado Kirby Star Allies, que llegará el próximo año para Nintendo Switch.

¿Aún indeciso? ¡Pues corre a la eShop, donde podrás encontrar una demo que ilustra todo lo que os cuento! Además, si la completáis, podréis desbloquear a Metaknight en la versión completa del juego, así que dos pingüinos con martillo de un tiro.