[#PorQuéTeGustará] Mario + Rabbids Kingdom Battle

Mario y compañía vuelven a Nintendo Switch por segunda vez en un título en el que se alían con los gamberros Rabbids para salvar el Reino Champiñón en Mario ++ Rabbids Kingdom Battle.

En la industria del videojuego es bastante común ver como franquicias cuya importancia es relevante en el mundillo, acaban en manos de otras desarrolladoras para títulos de menor calado -spin offs, ports o remasterizaciones-. Grezzo podía ser un ejemplo, una empresa que ha llevado a cabo las remasterizaciones para la portátil Nintendo 3DS de Zelda: Ocarina of Time y Majora’s Mask pero que, y en base a las primeras líneas de este párrafo, también ha usado la licencia de The Legend of Zelda para crear una nueva aventura llamada Tri Force Heroes. Estos dos ejemplos suelen ser los más comunes pero en el alocado cartucho del que hoy os hablamos la cosa ha ido más allá…

Mario + Rabbids Kingdom Battle

Mario + Rabbids Kingdom Battle es un producto que ha nacido en el seno de Ubisoft, concretamente del desarrollador Davide Soliani quien además es el director creativo de Ubisoft Milán. Su pasión por la marca Nintendo le hizo embarcarse a él y su equipo a desarrollar un prototipo jugable donde los fontaneros más famosos del universo se veían envueltos en un videojuego de estrategia. Cuando llegó el momento de presentar ese mismo producto a uno de sus ídolos, Shigeru Miyamoto, éste quedó fascinado por el modelado de los personajes -prácticamente idénticos a los que utiliza Nintendo en sus videojuegos- y por la frescura que aportaba ver a Mario y sus amigos en un juego enfocado únicamente en el género de la estrategia. Como no, tamaña empresa dio sus frutos y Nintendo dió el visto bueno a la creación de Mario + Rabbids Kingdom Battle.

Evidentemente, tanto la prensa como los jugadores desconocíamos todo esto hasta poco antes de la presentación del cartucho en este último E3 2017 pero Ubisoft sí había dado pistas en el vídeo del trigésimo aniversario de la compañía, con figuras de los Rabbids disfrazados de diversos personajes de la franquicia Super Mario. Eso y que usuarios comenzaron a filtrar meses antes de su presentación la temática, historia, imágenes, título del juego e incluso los supuestos amiibos que podríamos usar en la aventura. Por suerte Mario + Rabbids Kingdom Battle se lanza este mismo mes y nosotros ya hemos podido jugarlo para contarte si tanto los fontaneros como los alocados conejos dan la talla en este título exclusivo de Nintendo Switch.

Mario + Rabbids Kingdom Battle

La historia de Mario + Rabbids Kingdom Battle comienza cuando los Rabbids invaden la habitación de un joven inventor. La combinación: conejos + poderosos inventos + trastadas, da lugar a una serie de catastróficas desdichas que terminan con los Rabbids en el Reino Champiñón dispuestos a liarla parda –sin crear nubes tóxicas– y sufriendo mutaciones que los convierten en malvados, todas ellas creadas por unas gafas que permiten fusionar diversos objetos para fundirlos en uno solo. Dado que la habitación de un chaval de corta edad está llena de figuritas de sus idolatrados personajes -en este caso de, pósters, cachivaches y leyendas de lucha libre, podéis haceros una idea de los enemigos que podéis ver durante el juego. Sin embargo no todos los Rabbids terminan siendo malvados, algunos adoptan la forma de Luigi o Peach y, por ende, son benevolentes, amigables y poderosos… pero también divertidos gracias al innato ¿don? de los Rabbids.

Con la historia ya presentada sobre el papel, Mario, Rabbid Peach y Rabbid Luigi se disponen a restaurar la paz en el Reino Champiñón con estrategia, pues no obstante es el género jugable en el cual se apoya Mario + Rabbids Kingdom Battle. Debo decir que no soy muy admirador de este tipo de juegos, servidor hizo sus pinitos en los dos primeros Age of Empires, Dune y poco más, así que estaba algo nervioso por lo que me iba a encontrar en este crossover de Ubisoft y Nintendo. Las dudas se disiparon tras los primeros combates, los cuales me dejaron bien claro que la diversión primaba sobre todo así como la facilidad de manejo de cada unidad. Aunque la jugabilidad en sí misma sea sencilla, hay que destacar que el juego es bastante difícil si no nos andamos con cuidado. Un paso en falso o una mala decisión hará que nuestros personajes prueben el suelo con una facilidad pasmosa. Aunque el envoltorio del videojuego esté ilustrado con personajes de Nintendo y con los divertidos Rabbids, no es un juego apto para niños ni para aquellos que jueguen con prisas.

Mario + Rabbids Kingdom Battle

La mayor parte de la aventura nos la pasaremos combatiendo contra los mutados Rabbids pero ello no implica que la exploración, los puzles y el socorrido recurso de buscar coleccionables no estén a la orden del día. Para hacer algo más amenas las horas que pasamos a los joycon, Ubisoft se ha encargado de crear enormes mundos llenos de objetos ocultos y rompecabezas en los que descansar de tanta batalla. Piezas de arte o modelos en tres dimensiones serán objeto de deseo para todos los completistas que pongan sus manos encima de Mario + Rabbids Kingdom Battle. Entre las tuberías y demás objetos característicos de los mundos de Mario también encontramos armas o personajes para añadir a nuestro pequeño escuadrón de combate. Eso sí, no esperéis mundos abiertos o gigantes puesto que la mayor parte de explanadas y escenarios están ubicados en las arenas de combate.

Las batallas, por turnos, son bastante diferentes entre sí y se tiene en cuenta las coberturas, la distancia o el relieve para que el usuario planifique la mejor estrategia posible. Cada cierto tiempo aparecen nuevos tipos de enemigo que complican las peleas y la forma de abatirlos, siendo algunos auténticos quebraderos de cabeza. Nuestro plantel puede cooperar para abatir a los adversarios de varias formas, desde saltar sobre ellos para aterrizar en la cabeza de algún enemigo o activando sus poderes especiales para realizar combos -siempre y cuando se de la ocasión-. Cada escenario de combate está repleto de enemigos pero no por ello el objetivo es eliminarlos a todos. En ciertas fases se requiere la eliminación de cada uno de ellos, de una cifra exacta o simplemente escapar “como se pueda” de la zona de combate. Los jefes de final de mundo están muy bien resueltos y cuentan con estrategias tan dispares y divertidas que a mí, sinceramente, me ha encantado.

Mario + Rabbids Kingdom Battle

La personalización de nuestros personajes se nos presenta en los distintos tipos de armas que podemos equipar -se dice que hay unas 250 en total- y en el árbol de habilidades único para cada personaje. Cuando se cumplen ciertos requisitos obtenemos orbes que podemos canjear por habilidades pasivas para nuestros protagonistas que mejoran y mucho sus cualidades luchadoras. Por ejemplo tenemos la opción de curar a nuestros amigos con Rabbid Peach, enviar bombas de control remoto con Luigi o saltar sobre los enemigos con Mario. Dichos árboles no son muy extensos pero potencian bastante a cada uno de ellos. Canjear o no una habilidad puede suponer la victoria o la derrota tanto en un combate casual como en los distintos desafíos que aparecen en el Reino Champiñón una vez superemos uno de sus mundos. Por ejemplo, el primer desafío está catalogado en el juego como “Muy Fácil” y hay ciertas habilidades que sin ellas es casi imposible completarlo. Y aún con ellas la etiqueta de Muy Fácil difiere bastante de lo que da a entender.

Entre el diverso contenido de Mario + Rabbids Kingdom Battle se encuentra uno especialmente diseñado para jugarse en Cooperativo con un amigo, pareja o el vecino del quinto. Es una campaña exclusiva que puede aumentar su duración si conseguimos ciertos requisitos en la historia principal. En ella dos equipos de tres luchadores cada uno deberá superar los diversos retos que la campaña propone y colaborar entre ellos. Puede parecer más fácil el contar con la ayuda de unas segundas manos pero es justamente lo contrario, hará que ambos jugadores tengan que estrujarse los sesos para resolver la ecuación sin besar el suelo.

Mario + Rabbids Kingdom Battle

En lo técnico sorprende que el juego se haya desarrollado casi en exclusiva en las oficinas italianas de Ubisoft. El modelado, el acabado artístico, el rendimiento o incluso la paleta de colores nos cuenta que es un producto Made in Nintendo cuando la realidad es otra distinta. Ubisoft ha sabido utilizar genialmente los decorados de los diversos juegos de Mario y fundirlos con los alocados Rabbids dando lugar a una mezcla exquisita, llena de guiños a otros juegos y aportando humor al universo de los fontaneros. Técnicamente es impecable a excepción de pequeñas bajadas en la tasa de imágenes casi inapreciables y a que la resolución del juego tan solo llega a los 900p en modo consola de sobremesa y 720p si jugamos en su característica portátil. No obstante hay que destacar que la imagen es nítida y que no echaremos en falta una mayor resolución mientras jugamos. Tal como está es perfecto. Para la música se ha contado con la batuta de Grant Kirkhope, autor de muchas bandas sonoras de la antigua Rare y al que pudimos escuchar hace poco en Yooka-Laylee. Ni que decir que las melodías de Mario + Rabbids Kingdom Battle son maravillosas, tanto las exclusivas como las basadas en las partituras de antiguos juegos de Mario.

En definitiva Mario + Rabbids Kingdom Battle es un juego muy a tener en cuenta. Da igual que os guste el género de la estrategia o que nunca le hayáis echado el guante a alguno de ellos. Con este nuevo cartucho para Nintendo Switch vais a disfrutar de lo lindo y, sobre todo, reiros muchísimo. Las batallas son dinámicas y para nada aburridas, el sistema de combate engancha y potencia nuestra creatividad a la hora de hacer frente a los enemigos y el combo exploración-secretos aporta un extra de frescura para no sentirnos luchadores a tiempo completo.

Mario + Rabbids Kingdom Battle llega a Nintendo Switch el 29 de agosto de 2017 y podrás hacerte con él en GAME con camiseta exclusiva de regalo y con el DLC 8 pixeladas armas, hasta fin de existencias.